Cómo trabajo

Proceso de corrección editorial

Cada texto tiene sus características. La redacción de un escrito literario difiere del de uno divulgativo o del de uno académico, o del de uno comercial.  El formato, la estructura y la presentación de un TFG no tienen nada que ver con los del folleto de un museo. Tampoco la composición de la información de una página web comparte la misma complejidad que la creación de la trama de una novela y la construcción de sus personajes. Y con la corrección pasa lo mismo.

Los mecanismos de la corrección

Los mecanismos de la corrección siguen unas pautas concretas a razón de los tipos de textos que se revisan. Particularidades que a su vez responden al objetivo y al interés de quien escribe, que debe tener siempre en cuenta al destinatario.

Por este motivo, en el diálogo establezco el primer hito para empezar la revisión de tu escrito. Necesito conocer su finalidad y a quién va dirigido. Machado sostenía que para dialogar hay que preguntar primero y después escuchar. Y es precisamente la escucha la que me brinda la guía para aportar todo mi conocimiento sin alterar tu identidad, tu estilo, y conseguir el fin último de todo texto: llegar al lector.

Una vez concretadas las especificidades del texto y tus intenciones, te pediré que me envíes una muestra en un documento en formato Word para revisarlo y evaluar qué tipo de intervención necesita. A partir del diagnóstico, elaboro un informe en el que te explico las debilidades, fortalezas y necesidades. Después acordamos el tipo de corrección, el plazo de entrega y la forma de pago, me envías el manuscrito completo y me pongo manos a las teclas.