Sobre mí

    Tati Jurado

El nacimiento de mi interés por la corrección editorial no fue nada original. Como toda persona que recurre a la escritura para expresar y comunicar, la obsesión para que lo escrito se entienda, cale y permanezca me llevó a hurgar en los entresijos del lenguaje y su andamiaje.  Un apetito de conocimiento que mi condición de lectora voraz, sumada a una inclaudicable curiosidad, contribuyó a mi formación como correctora editorial, en principio autodidacta, que decidí perfeccionar, de manera formal, hace cinco años para convertir una afición en una profesión.

Un desafío que me confirma que aventurarse a un cambio propicia las inflexiones más singulares en el calendario.

FORMACIÓN


Además de todas las lecturas que contribuyeron a ensanchar mi horizonte lingüístico, me gustaría mencionar—en orden cronológico inverso— mi paso por espacios que, definitivamente, me alentaron, y me siguen alentando, a sumergirme en el universo de las letras.


Y, por supuesto, un imperecedero agradecimiento a mis docentes de lenguaje y literatura que supieron contagiarme su pasión.

PUBLICACIONES

TESTIMONIOS